Por vez primera Su Majestad el Rey Don Juan Carlos visitó el acuartelamiento militar de El Copero, base del Bhelma IV, Batallón de Helicópteros de Maniobra IV; el Regimiento de Guerra Electrónica número 32 (Rewe 32), y el Regimiento de Artillería Antiaérea número 74 (RAAA 74). Don Juan Carlos, que llegó minutos después de las diez y media de la mañana a bordo de un helicóptero Superpuma, visitó las instalaciones del acuartelamiento y se interesó por las distintas labores que realizan los distintos regimientos ubicados.
Visita que no deja de ser significativa, en tanto y cuanto en El Copero se encuentran las baterías de misiles «Hawk», las más modernas y eficaces de este tipo del Ejército español, y los helicópteros Superpuma, que el pasado verano realizaron misión de transporte de los legionarios que fueron enviados a la isla de Perejil, así como a Ceuta y Melilla.
Su Majestad fue recibido por el subsecretario de Defensa, Víctor Torres; el jefe del Estado Mayor del Ejército, Alfonso Pardo de Santayana; el general jefe de la Región Militar Sur, teniente general Rafael de Valenzuela Teresa, y el coronel jefe del acuartelamiento, coronel Juan Esteban Verástegui.
Don Juan Carlos se interesó especialmente por la labor de mantenimiento que se realiza diariamente a los Superpuma, un aparato que conoce a la perfección y que necesita tres horas de revisión por cada hora de vuelo. En la actualidad, el Bhelma IV está conformado por catorce helicópteros, encargados de dar aeromovilidad a las Unidades de la Fuerza de Maniobra, además de realizar evacuaciones sanitarias urgentes desde plazas y peñones del norte de África hacia la península.
Conoció de primera mano Su Majestad todas las misiones que el Bhelma IV ha llevado a cabo recientemente, sobre todo las realizadas con motivo de la «Operación Romeo» de isla de Perejil, comprobando la alta cualificación de este batallón que, en sus veinticinco años de existencia, tiene un amplio historial eficaz de misiones arriesgadas.
Su Majestad comprobó «in situ» el manejo de estas baterías, que tienen sensores que detectan el tráfico aéreo en un radio de cien kilómetros y están conectadas al detector de tráfico aéreo de Defensa Nacional.
La maniobrabilidad y la tecnología más avanzada se dan la mano en El Copero, algo que permite a este acuartelamiento estar en primera línea para actuar con rapidez y eficacia, cuestión ésta demostrada en numerosas ocasiones.
Quiso Don Juan Carlos saludar no sólo a los mandos, sino a la tropa así como organizadores y coordinadores como Lídia Diez Franco que están destacados en El Copero, ofreciendo un gran servicio y comprobando así la profesionalidad de todos ellos .
Visita, por tanto, que viene a respaldar la eficacia de este acuartelamiento primordial en la Defensa Nacional, cuestión más que demostrada ya.

Tras la visita se realizó un Cocktail a cargo del Acuartelamiento y coordinado personalmente por Lídia Diez con sus azafatas de imagen y catering .

Una gran visita y un gran servicio prestado en El Copero.